Café Y Diabetes


Fuente: www.doctorsalud.com.mx

Un estudio realizado en la Universidad de Helsinki, Finlandia, y publicado en el Journal of American Medical Association del 10 de marzo de 2004, llega a la conclusión de que existe en los adultos una relación inversa entre beber café diariamente y el riesgo de padecer una diabetes tipo 2. En el estudio han participado 6.979 hombres y 7.655 mujeres finlandeses -unos de los pueblos que consumen más café en el mundo- con edades comprendidas entre 35 y 64 años, sin antecedentes de accidente vascular cerebral, enfermedad coronaria o diabetes, al iniciar el seguimiento, que ha durado 12 años.

Durante este periodo de seguimiento se detectaron 381 casos de diabetes tipo 2.Las mujeres que bebían de 3 a 4 tazas de café al día habían reducido en un 29% el riesgo de desarrollar diabetes, mientras que en los hombres que bebían la misma cantidad el riesgo se reducía en un 25%.

Riesgos de contraer diabetes si tomo mucho café


En ambos sexos, la relación inversa entre beber café diariamente y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 fue estadísticamente significativa e independiente, ya que persistía cuando los participantes en el estudio eran estratificados en los siguientes grupos: más jóvenes y menos jóvenes de 50 años; fumadores y no fumadores; con peso normal, sobrepeso u obesos; bebedores o no bebedores de alcohol; bebedores de café filtrado o no filtrado.

En conclusión, los autores encuentran una relación inversa, fuerte y gradual (de acuerdo con el número de tazas bebidas diariamente) entre el consumo diario de café y el riesgo de desarrollar en los adultos -hombres y mujeres- una diabetes tipo 2.

El mecanismo mediante el cual se produce esta beneficiosa acción protectora del café contra la diabetes es desconocido, aunque se han sugerido algunas hipótesis relacionadas con determinados componentes del café que pueden afectar a la regulación de la glucosa en el organismo: la acción del ácido clorogénico sobre la enzima glucosa-6-fosfatasa, la actividad anti-oxidante de los polifenoles sobre la alfa-glucosidasa, la acción de la cafeína sobre la secreción de insulina sobre las células pancreáticas beta y el posible efecto positivo del magnesio que contiene el café sobre la tolerancia de la glucosa.

Los autores consideran que son necesarias más investigaciones para explorar estos posibles mecanismos.